lunes, 7 de agosto de 2017

La luz se dispara en los meses de verano

Todos tememos ese fatal momento en el que llegamos a casa cansados del trabajo, agotados por el calor del verano y nos encontramos una carta de la empresa de luz en nuestro buzón. En ese momento ya empezamos a tener sudores fríos y un mal presentimiento de que algo va mal... ¡Y boom! Cuando abres la carta y ves el consumo de electricidad mensual te das cuenta de que estos dos últimos meses de verano se ha disparado.... ¿Por qué? Muy sencillo, el aire acondicionado dispara las facturas de luz.

  Estar en el salón tirado bien fresquito sin pasar calor, mientras la gente de fuera de la habitación se está muriendo por las altas temperaturas del verano es un lujo que no está al alcance de todas las personas y que sale caro a final de mes. Aunque encender el aire acondicionado en verano parece una tontería, la verdad es que sube un pico la factura de la luz, por lo que tienes que ir con mucha cuidado con él. Nuestro consejo es que solo lo enciendas en determinadas ocasiones en las que haga mucho calor y no puedas aguantar más sin él.

    Y es que, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y las Competencias (CNMC) la factura de la luz sube casi un 30% en los meses de verano (junio y julio concretamente) por culpa del uso desmedido de los aparatos de aire acondicionado. Así pues, esta conducta de los españoles supuso un aumento de casi 200 millones de euros en el consumo energía durante el verano de 2016.

    Según muchos expertos del sector, el uso del aire acondicionado durante 8 horas diarias de forma regular durante el verano puede suponer un aumento de tu factura de 144kwh al mes. Por lo que tendrás que pensártelo dos veces antes de darle al botón de encendido.

    Además, las nuevas tecnologías ponen a tu disposición una serie de alternativas fiables que van a ayudarte a pasar el verano con el menor calor posible.

    En primer lugar, una de las alternativas más común en las personas que tienen niños es el uso de ventiladores de gran tamaño. Normalmente, a pesar de que los ventiladores no quitan el calor, esta alternativa es bastante eficaz a la hora de acabar con los momentos puntuales de bochorno que puedas tener a mitad tarde. Pero el problema es el mismo: utilizar este tipo de ventiladores supone un aumento de 60kwh al mes en tu factura de la luz.

    Nuestro consejo es que te decantes por los ventiladores pequeños, ya que te dan la posibilidad de tenerlos en funcionamiento durante doce horas diarias y el aumento de tu factura de la luz será mínimo. Además, si te los enfocas a tu cuerpo consigue quitar el calor que puedas tener.

    En definitiva, el aire acondicionado está muy bien pero tienes que tener cuidado con su uso desmedido, ya que si no corres el riesgo de encontrarte con un buen susto cuando vayas a ver la factura mensual por el gasto de la luz. Así que ánimo que el verano son dos días y antes de que te des cuenta estarás sacando del armario las chaquetas otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario